El valor de las reformas…

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Esta es una de las cuestiones más recurrentes a la hora de poner precio de venta una casa.

Por supuesto que todos los propietarios que he conocido le dan un gran valor a su casa y a sus reformas, no puede ser de otra manera, en una casa se viven muchas cosas a lo largo de los años y generalmente son buenas, la primera vez que entras a tu casa es un momento único, la llegada de los hijos, las reuniones familiares, las noches sin dormir por la fiebre del pequeño, son infinidad de momentos que marcan a quien habita en ellas, a mi también por su puesto y por ello tengo un gran respeto por cada uno de los propietarios con los que hablo y por su patrimonio.

Pero una cosa es el valor monetario, otra el sentimental y otra, la que más nos interesa a la hora de valorar un inmueble, es lo que aporta o no al valor final de venta en el mercado.

En ese sentido me gustaría aclarar que no todas las reformas que se practican en una casa aportan valor, ni mucho menos, por el contrario algunas se lo quitan.

Recuerdo una casa espectacular en la Urbanización El Bosque de Villaviciosa de Odón, en Madrid, en la que el propietario había hecho un despliegue de recursos económicos impresionante a la hora de hacer la casa y no escatimó en poner materiales de altísima calidad pero de gusto muy particular. El suelo era de mármol travertino iraní, las puertas de madera de roble macizo con frentes de chapa de raíz de chopo, los mecanismos eléctricos con embellecedores de metal dorado y así un sin fin de detalles que elevaron mucho la factura de la construcción, hasta el punto que en el salón principal de 90m2 a tres alturas, había dos chimeneas y una de ellas, que estaba en la zona de comedor, era de mármol blanco tallado y nunca la llegaron a usar.

A la hora de poner la casa a la venta sus dueños le daban un gran valor a todo lo que habían invertido en ella, pero les intente hacer ver, con poca fortuna, que lo que para ellos era una “maravilla de suelo” y unas “puertas impresionantes”, quizá para el comprador resultara un inconveniente porque, primero las tendencias de decoración son como la moda, cambian y lo que hoy puede parecer el último grito al poco tiempo ya no se lleva y tener que cambiar o adecuar la decoración personal sobre lo que hay, en muchos casos es mas caro que hacerlo nuevo, por tanto flaco favor nos estamos haciendo si creemos que nuestro gustos personales van a darle valor de venta a una casa, generalmente no es así.

Luego hay que tener en cuenta que pocas veces se cuenta con la ayuda de un profesional interiorista, a veces si, pero en el mercado general no es el caso, si trabajamos en el sector medio alto o lujo quizá sea más habitual. Cuando una casa está dirigida por un buen arquitecto y un buen equipo de decoración, se nota y en esos casos si hay detalles que le aportan valor.

Photo by Taryn Elliott on Pexels.com

Por tanto voy a enumerar las mejoras que para mi y por mi experiencia aportan valor a la casa y las que no, seguramente habrá más pero hablo por mi experiencia.

Aporta valorNo aporta
Cerramientos de calidadLos estilos muy personalizados, cuando pensamos que la casa es un mesón rústico, por ejemplo
Suelos de madera de calidad o cerámicas antiguasDarle la terraza al salón, quizá al comprador le guste tener un espacio abierto
Un jardín consolidado Las reformas de los baños, generalmente se reforman siempre, al menos por higiene
Piscina de obraLo mismo pasa con las cocinas, son muy personales
Diseño de la construcción Las reformas que se han ido haciendo en momentos distintos y sin seguir ningún criterio salvo el personal
Cambio del saneamiento e instalación eléctricaModificar la distribución original, sobre todo en pisos, puede ser un problema
Paredes lisas y neutrasUnir la cocina con el salón comedor tampoco suele gustar, aunque cada vez se construye más así, generalmente nos gusta tener la cocina separada
Sustitución de la cubierta por una nueva
Mantener la fachada cuidada y actualizarla si la casa tiene mucho tiempo

En definitiva, todo es subjetivo, lo que a mi me gusta no tiene porque gustarte a ti y cuando hablamos de vender o comprar una casa esto es básico, el precio de venta y el interés de compra van ligados a otros muchos factores como puedan ser, la ubicación, la cercanía a transporte público, la disponibilidad de colegios, los servicios que hay cerca, las necesidades esenciales en el momento de la compra, el tamaño y distribución, etc.

Por tanto pongamos en valor lo que realmente tiene nuestro inmueble a los ojos del mercado y no sobrevaloremos lo que no le aporta, porque lo único que conseguiremos es que el precio sea irreal, que la media de precio €/m2 de la zona aumente, que tardemos mucho tiempo en vender y eso quiere decir que venderemos peor y más barato que si desde el primer momento se hubiera salido en un precio de mercado adecuado.

Para eso estamos los profesionales inmobiliarios, para ayudarte en el procedimiento de consultoría inicial donde nosotros somos fundamentales y rigurosos a la hora de determinar el valor real de mercado. No tenemos vinculación emocional con el inmueble, y vemos las cosas desde la óptica que la ve el mercado, por eso vender con un buen profesional inmobiliario te hará ganar tiempo y dinero y no tener molestias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s