Todo el mundo a la playa!!…

Photo by sergio souza on Pexels.com

El mes de agosto es el mes de vacaciones por excelencia, en Madrid desde que yo recuerdo ha sido el mes que más gente se va de vacaciones. Este año 2021 y motivado por las ganas que tenemos todos de desconectar y de ver a nuestros familiares y amigos, que muchos llevamos meses o como en mi caso años por parte de mi familia política, se nota especialmente que falta mucha gente en Madrid, no hay los atascos habituales, en los centros comerciales hay gente pero sin agobios, y esta primera semana ha bajado mucho la carga de trabajo.
Pero en la Comunidad de Madrid con una población que pasa de los 6,7 millones de habitantes, siempre queda gente, mucha gente, y los que se quedan y están en proceso de compra, son compradores reales. He cerrado muchas ventas en los meses de vacaciones.

Los compradores que están en la fase activa y final de búsqueda, que ya saben que pueden comprar, bien porque se le ha hecho una precalificación o porque han hablado con su banco, en cuanto ven una propiedad que les gusta y cumple sus criterios de decisión de compra, no lo dudan, van a por ella. Suelen reservar días de vacaciones o incluso dedicar estas a la compra.

Por eso el mes de agosto y los meses de vacaciones son especialmente buenos para vender tu casa. Si se hace un plan de viabilidad de venta adecuado y se cuenta con el apoyo de un profesional inmobiliario, lo normal es que en menos de un mes se venda el inmueble.

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Hay quien todavía piensa que al recibir una oferta de compra en la primera semana de comercialización de un inmueble, significa que se ha puesto un precio bajo, nada mas lejos de la realidad. Cuando se recibe una oferta en la primera semana es porque todo el trabajo previo a la publicación de los anuncios en los distintos portales y en la publicación a otros colegas inmobiliarios a través del MLS (Multiple Listing Service), ha sido el adecuado.

Cuando expongo mis servicios y mi forma de trabajar a un cliente siempre se lo digo, es normal que se reciba una oferta en la primera semana, para eso estamos trabajando previamente, y no me refiero solo a la vivienda, sino también a todo el conjunto de engranajes que componen una empresa inmobiliaria, pero creo que eso daría para otro tema, quizá lo haga.

Photo by Kampus Production on Pexels.com

Deja de perder mas tiempo, no dejes para septiembre lo que se puede vender hoy. Septiembre es un mes complicado para los que tienen hijos en edad escolar, y los que tienen negocios que reabrir después de vacaciones.

Todavía estás a tiempo vende ya y TODOS A LA PLAYA!

El valor de las reformas…

Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Esta es una de las cuestiones más recurrentes a la hora de poner precio de venta una casa.

Por supuesto que todos los propietarios que he conocido le dan un gran valor a su casa y a sus reformas, no puede ser de otra manera, en una casa se viven muchas cosas a lo largo de los años y generalmente son buenas, la primera vez que entras a tu casa es un momento único, la llegada de los hijos, las reuniones familiares, las noches sin dormir por la fiebre del pequeño, son infinidad de momentos que marcan a quien habita en ellas, a mi también por su puesto y por ello tengo un gran respeto por cada uno de los propietarios con los que hablo y por su patrimonio.

Pero una cosa es el valor monetario, otra el sentimental y otra, la que más nos interesa a la hora de valorar un inmueble, es lo que aporta o no al valor final de venta en el mercado.

En ese sentido me gustaría aclarar que no todas las reformas que se practican en una casa aportan valor, ni mucho menos, por el contrario algunas se lo quitan.

Recuerdo una casa espectacular en la Urbanización El Bosque de Villaviciosa de Odón, en Madrid, en la que el propietario había hecho un despliegue de recursos económicos impresionante a la hora de hacer la casa y no escatimó en poner materiales de altísima calidad pero de gusto muy particular. El suelo era de mármol travertino iraní, las puertas de madera de roble macizo con frentes de chapa de raíz de chopo, los mecanismos eléctricos con embellecedores de metal dorado y así un sin fin de detalles que elevaron mucho la factura de la construcción, hasta el punto que en el salón principal de 90m2 a tres alturas, había dos chimeneas y una de ellas, que estaba en la zona de comedor, era de mármol blanco tallado y nunca la llegaron a usar.

A la hora de poner la casa a la venta sus dueños le daban un gran valor a todo lo que habían invertido en ella, pero les intente hacer ver, con poca fortuna, que lo que para ellos era una «maravilla de suelo» y unas «puertas impresionantes», quizá para el comprador resultara un inconveniente porque, primero las tendencias de decoración son como la moda, cambian y lo que hoy puede parecer el último grito al poco tiempo ya no se lleva y tener que cambiar o adecuar la decoración personal sobre lo que hay, en muchos casos es mas caro que hacerlo nuevo, por tanto flaco favor nos estamos haciendo si creemos que nuestro gustos personales van a darle valor de venta a una casa, generalmente no es así.

Luego hay que tener en cuenta que pocas veces se cuenta con la ayuda de un profesional interiorista, a veces si, pero en el mercado general no es el caso, si trabajamos en el sector medio alto o lujo quizá sea más habitual. Cuando una casa está dirigida por un buen arquitecto y un buen equipo de decoración, se nota y en esos casos si hay detalles que le aportan valor.

Photo by Taryn Elliott on Pexels.com

Por tanto voy a enumerar las mejoras que para mi y por mi experiencia aportan valor a la casa y las que no, seguramente habrá más pero hablo por mi experiencia.

Aporta valorNo aporta
Cerramientos de calidadLos estilos muy personalizados, cuando pensamos que la casa es un mesón rústico, por ejemplo
Suelos de madera de calidad o cerámicas antiguasDarle la terraza al salón, quizá al comprador le guste tener un espacio abierto
Un jardín consolidado Las reformas de los baños, generalmente se reforman siempre, al menos por higiene
Piscina de obraLo mismo pasa con las cocinas, son muy personales
Diseño de la construcción Las reformas que se han ido haciendo en momentos distintos y sin seguir ningún criterio salvo el personal
Cambio del saneamiento e instalación eléctricaModificar la distribución original, sobre todo en pisos, puede ser un problema
Paredes lisas y neutrasUnir la cocina con el salón comedor tampoco suele gustar, aunque cada vez se construye más así, generalmente nos gusta tener la cocina separada
Sustitución de la cubierta por una nueva
Mantener la fachada cuidada y actualizarla si la casa tiene mucho tiempo

En definitiva, todo es subjetivo, lo que a mi me gusta no tiene porque gustarte a ti y cuando hablamos de vender o comprar una casa esto es básico, el precio de venta y el interés de compra van ligados a otros muchos factores como puedan ser, la ubicación, la cercanía a transporte público, la disponibilidad de colegios, los servicios que hay cerca, las necesidades esenciales en el momento de la compra, el tamaño y distribución, etc.

Por tanto pongamos en valor lo que realmente tiene nuestro inmueble a los ojos del mercado y no sobrevaloremos lo que no le aporta, porque lo único que conseguiremos es que el precio sea irreal, que la media de precio €/m2 de la zona aumente, que tardemos mucho tiempo en vender y eso quiere decir que venderemos peor y más barato que si desde el primer momento se hubiera salido en un precio de mercado adecuado.

Para eso estamos los profesionales inmobiliarios, para ayudarte en el procedimiento de consultoría inicial donde nosotros somos fundamentales y rigurosos a la hora de determinar el valor real de mercado. No tenemos vinculación emocional con el inmueble, y vemos las cosas desde la óptica que la ve el mercado, por eso vender con un buen profesional inmobiliario te hará ganar tiempo y dinero y no tener molestias.

Los alquileres en auge

La crisis sanitaria del Covid-19 ha traído consigo algo que no habíamos visto hasta ahora. Entre otras cosas la prohibición de movimientos entre territorios y entre países y aunque ya se empiezan a reabrir las fronteras el turismo en las grandes capitales como Madrid dista mucho de ser el que era antes de la pandemia, probablemente tardaremos meses o incluso algún año en recuperar lo perdido. 

Esto ha provocado la salida al mercado inmobiliario de muchos pisos y apartamentos que se dedican al alquiler turístico, en busca de nuevos inquilinos de larga duración o alquileres para estudiantes. Resulta que por regla general estos pisos suelen estar ubicados en los centros de las ciudades, en muchos casos en edificios representativos y sobre todo suelen ser bonitos, bien decorados, con reformas recientes y muy bien equipados de muebles, electrodomésticos, decoración y enseres. 

Esto me he encontrado en un piso que comercializa mi compañera Isabel Gil de Remax Urbe, y al que le he hecho el reportaje fotográfico, en el que todo es un conjunto perfecto de lo que uno espera encontrar en un piso de alquiler de precio medio/alto. Al entrar ya se ve el buen gusto del propietario o quizá tiene la ayuda de un profesional interiorista, pero eso lo veremos en otro momento.

El piso tiene una distribución de espacio de cocina y salón comedor abierta, pero claramente diferenciados precisamente por los muebles y accesorios de decoración que ponen cada estancia en su lugar. Cuartos de baño bien pensados y aprovechados.

Dormitorios con lo necesario para que el descanso no sean sólo unas horas para reparar el cuerpo y la mente, si no que la coordinación de colores, iluminación y sencillez le dan al conjunto un ambiente muy agradable, vale la pena soñar aquí.

Todo este parque de viviendas bonitas va a provocar a mi modo de entender una sacudida en el mercado y un toque de atención a los propietarios particulares, en especial a los que alquilan inmuebles con los muebles de “la abuela” y casas que no han sido renovadas en años, pensando que todo vale. Pues creo que el “todo vale” ya ha terminado, o te actualizas o mueres, o te vendrán inquilinos de bajo  perfil porque los buenos van a querer vivir en estas “casas bonitas”, aunque el precio sea algo mayor, sin duda merecen la pena.